martes, 17 de junio de 2008

Ese gato


esegato

1 comentario:

  1. El año 1976 -cuando continuaron los asesinatos de las tres AAA, pero ahora realizados por las fuerzas armadas, y comenzaron las despariciones de gente y los robos de bebés- recogí una gata joven. La llamé Jasídora Vándrila. Mi mujer estuvo de acuerdo. El animal era pequeño, ágil, de buen humor y movedizo.
    Recuerdo que un par de años después -cuando hicieron el campeonato mundial de fútbol para distraer la atención de los que ya estábamos horrorizados-, en la televisión pasaban un aviso sobre el campeonato en el cual una pelota parecía venir corriendo hacia el espectador.
    Jasídora -Jasi, la llamábamos-, estaba sobre nuestra cama y se abalanzaba hacia el televisor. Trataba de tomar la pelota. Nos resultaba un gesto gracioso y tierno.
    Nosotros alquilábamos una casa que pertenecía a un milico de la marina de guerra quien, después lo supimos, odiaba a los gatos. La mató.
    Tal vez pensaba que era una guerrillera.
    Estuvimos tristes un largo tiempo.
    Luego, cuando los milicos se fueron, nos ilusionamos con un país distinto que nacía.
    Pero nos equivocamos.
    Osvaldo Sado

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin